sábado, 8 de marzo de 2014

Taller de reflexión: El Sistema Sexo-Género:6.Definiciones sociales: estereotipos de género.

Definiciones sociales: estereotipos de género                                                                                                                                                                                                             


Según  Rosa Cobo (1995), las definiciones sociales son creencias, valores, estereotipos y normas, conformados a lo largo del tiempo y compartidos colectivamente. En el caso de las vinculadas a la ideología patriarcal, hay que tener en cuenta los reajustes, pues pueden variar en función de la situación del patriarcado (fortalecida en los patriarcados coactivos o debilitada por los avances igualitaristas).

Pero prevalece socialmente un prejuicio patriarcal, ya denunciado por el filósofo Poulain de la Barre en su obra Sobre la igualdad de los sexos (1673) y que continúa vigente: el prejuicio universal de la superioridad masculina (y su correlato, la inferioridad de las mujeres):
“Podemos incluir entre los prejuicios el que se tiene vulgarmente sobre la diferencia entre los dos sexos y todo lo que depende de ella. No existe ninguno tan antiguo ni tan universal”.

Consideramos los estereotipos como un conjunto de ideas simples, previas, irracionales (en cuanto no sometidas al proceso razonador) que se atribuyen a las personas en función de su adscripción sexual, prescribiendo características definitorias sobre su manera de ser (su identidad) y de comportarse (su papel social), de acuerdo a la prescripción del sistema de género, como mecanismo activador de la ideología patriarcal. 

Los estereotipos de género pueden variar según las épocas y las culturas, pero subsiste la creencia de que los sexos son diferentes en cuanto a un conjunto de rasgos.

Rasgos estereotípicos de masculinidad:

Estabilidad emocional, Dinamismo, Tendencia al dominio, Racionalidad, Valentía, Iniciativa, Riesgo, Competitividad, Autocontrol, Agresividad, Afirmación del “yo”, Afectividad poco definida, Hermetismo emocional, Aptitud para la ciencia, Objetividad, Fuerza, Franqueza, Deportividad, Habilidad profesional...

Rasgos estereotípicos de femenidad:

Inestabilidad emocional, Pasividad, Sumisión, Irracionalidad, Miedo, Intuición, Falta de autocontrol, Ternura, Dependencia, Afectividad muy marcada, Incoherencia, Versatilidad, Debilidad, Frivolidad, Subjetividad, Torpeza profesional...

La filósofa Alicia Miyares (2003) prefiere hablar de “estereotipos patriarcales”, y sostiene que 
“los estereotipos patriarcales se recrean en la imagen de las mujeres como seres inferiores moral, física e intelectualmente. Tres son los grandes discursos que ayudan a fijar estos estereotipos: el discurso religioso, el discurso naturalista y el discurso estético. Se puede afirmar que las tres grandes religiones monoteístas –judaísmo, cristianismo e islamismo- consideran que la presencia del mal en la tierra tiene, por su mayor parte, figura interpuesta de mujer. El discurso naturalista, por su parte, se alimenta de la diferencia biológica entre varones y mujeres, para presentar, como ya hiciera Aristóteles, a las mujeres como “varones mutilados”. De otro lado, el discurso estético, al referirse a las mujeres como arquetipo del amor, la pasión y el deseo, las rebaja intelectualmente; las mujeres simbolizan la “belleza ideal”.

Ver documental de TVE Imprescindibles: Nosotras contamos
Publicar un comentario