sábado, 8 de marzo de 2014

Taller de reflexión: El Sistema Sexo-Género:10. A modo de conclusión

Un gran peligro para el pensamiento feminista, es que las nuevas generaciones de mujeres consideren que la igualdad ha sido alcanzada.

Los datos estadísticos señalan que la potencia del motor de la igualdad entre hombres y mujeres no supera, aún, la fuerza del patriarcado,  asentado poderosamente en todos los estamentos sociales  y en no pocas ocasiones con la bendición de mujeres atrapadas por la tradición  “del código de barras que marca desde la cuna”. Este es uno de los impedimentos que arrastra la mujer para su participación política y social plena, el peso de la cultura patriarcal, que asigna roles que interiorizados, aseguran una conducta previsible y predeterminada. La coeducación en esencial para conseguir la igualdad de resultados futuros.

Hace algunos años, no era inusual escuchar a políticos varones, como  pavoneaban de ostentar el tercer puesto, en la correspondiente lista electoral, a pesar de ocupar realmente el quinto, dado que  “la segunda y la cuarta son mujeres,  no cuentan”...

Que los  resultados sigan siendo insuficientes para llegar a la meta de la igualdad, no impiden que observemos como las mujeres  tienen una presencia cada vez mayor en la escena política, ese estar es cada día de más calidad y más empoderadas.

Los hombres y mujeres NO tienen los mismos recursos para llegar al poder. Las mujeres siguen lastradas,  fondeadas en el mar de lo doméstico, de lo segundo, de lo prescindible, de lo estético.




Publicar un comentario