sábado, 31 de octubre de 2015

Talleres de Coeducación y corresponsabilidad. 1 Algunos Conceptos teóricos previos





 1. Algunos Conceptos teóricos Previos                                                                                                                                                                                                                                           
Coeducación[1]:  
Método educativo que parte del principio de la igualdad entre los sexos y de la no discriminación por razón de sexo. Coeducar significa educar conjuntamente a las personas sin tener en cuenta el género y en la idea de que hay distintas miradas y visiones del mundo, distintas experiencias y aportaciones hechas por mujeres y hombres que deben conformar la cosmovisión colectiva y sin las que no se puede interpretar ni conocer el mundo ni la realidad. Coeducar significa no establecer relaciones de dominio que supediten un sexo al otro, sino incorporar en igualdad de condiciones las realidades e historia de las mujeres y de los hombres para educar en la igualdad desde la diferencia.
Es muy importante no identificar la escuela coeducativa con la escuela mixta. La segunda se limita a ‘juntar” en las aulas a niños y niñas, incorporando a las alumnas al mundo de los hombres y dejando fuera del mundo académico todo aquello que tiene que ver con el mundo y con la historia de las mujeres. La escuela coeducativa necesariamente debe plantearse la presencia real de las mujeres -y no sólo en las aulas- tanto en todo lo referido a la organización y gestión del sistema educativo y de los centros escolares como a la relación e interacción entre el alumnado y el profesorado, a los currículos, a las programaciones de aula y a los materiales y libros de texto.
Corresponsabilidad[2]:
Compartir por igual las responsabilidades en el espacio doméstico.
Paredes de cristal:
Barrera invisible que resulta de un completo entramado de estructuras en las organizaciones gestionadas por los hombres, que impide veladamente a las mujeres el acceso a puestos de responsabilidad (techo de cristal) o que sectorializa su trabajo (paredes de cristal).
Patriarcado:
Sistema de organización social en el cual los puestos clave de poder se encuentra, de forma exclusive y generalizada, en manos de los hombres.
Estereotipos sexuales:
Construcción cultural que supone una visión determinada sobre cada uno de los sexos, asignándoles de forma desigual y discriminadora distintos papales, actividades y características. Los estereotipos son el conjunto de ideas simples pero muy arraigadas en la conciencia colectiva y que se escapan al control de la razón.
Género:
Construcción social o cultural del sexo. Conjunto de valores, caracteres, creencias y actitudes que se adjudican o asocian a mujeres y hombres con relación a lo femenino y lo masculino. El género es la construcción cultural del sexo,  son construcciones humanas, y por lo tanto, susceptibles de modificación, de reinterpretación y de reconstrucción.
Igualdad de oportunidades:
Imparcialidad en el trato a mujeres y hombres. Trato equivalente en términos de derechos, beneficios, obligaciones y oportunidades.
El amor[3]:
Sentimiento hacia otra persona que nos atrae y que, procurando reciprocidad en el deseo de unión, nos alegra y da energía para convivir, comunicarnos y crear.
La sexualidad en igualdad:
La sexualidad es una dimensión de toda la persona, con diferentes posibilidades (placer, fecundidad, comunicación, vínculos afectivos, etc.), que puede vivirse en relaciones con diferente grado de compromiso, tanto por hombres como por mujeres, hetereosexuales u homosexuales, jóvenes o mayores.
La solución pacífica de los conflictos:
Habilidad social, para solucionar los conflictos de manera pacífica y asertiva.
Violencia de género:
Cualquier tipo de violencia que se ejerce de manera intencionada y  mayoritariamente, hacia las mujeres por el hecho de serlo y que se sostiene en una jerarquización de los hombres sobre las mujeres que se ha mantenido a lo largo de los tiempos.
No Violencia  Personal:
Concepto que define la renuncia al uso personal de cualquier tipo de violencia. Es también una ideología que entiende los conflictos como momentos de transformación, tanto personal como social. Desde esta perspectiva no violenta, los avances personales y de la Humanidad vendrían de la capacidad de evolucionar cooperativamente. La violencia no es intrínseca al ser humano, sino una construcción cultural promovidas por actores con intereses determinados.


[1] http://web.educastur.princast.es/cpr/gijon/recursos/coeducacion/matsex/Cap5.pdf
[2] DOLORES CANCIO ÁLVAREZ María. Pp. (269-276). Estudios interdisciplinares en Igualdad.
Ed. Iustel .Madrid (2009).`
[3] Ni ogros  ni princesas, Guía para la educación afectivos sexual en la ESO en: http://tematico.asturias.es/imujer/upload/documentos/guia_no_ogros_ni_princesas1069.pdf

Publicar un comentario