domingo, 4 de febrero de 2018

En Internet antes de publicar ¡Pensar!


PENSAR ANTES DE PUBLICAR

Todo lo que hacemos en Internet deja rastro, si no queremos que se haga un uso indebido de nuestra información personal, debemos ser cuidadosos con la información, imágenes, situaciones, que compartimos. Una vez publicada en Internet, escapa de nuestro control y es accesible para muchas personas desconocidas.
Esa información que sobre nosotros existe en Internet, la hemos podido compartir nosotros mismos a través de redes sociales, WathsApp, o puede que la hayan publicado otras personas. No sólo debemos ser cuidadosos con lo que publicamos sobre nosotros, también debemos proteger la privacidad de nuestros amigos y familiares, en definitiva, la de los demás.

Para entender el concepto de Identidad Digital, nos remitimos a la RAE que define identidad como el “Conjunto de rasgos propios de un individuo o de una colectividad que los caracterizan frente a los demás”. Llevando este concepto al ámbito digital, podríamos definir la identidad digital como lo que somos para otros en la Red o, mejor dicho, lo que la Red dice que somos a los demás.

Actividad1: (diap1-4)Antes de colgar tu imagen en internet piensa.
Objetivo: Cómo una imagen que está en la Red se difunde sin control.
Tiempo previsto: 5/10 minutos.
Desarrollo: Se puede ver el vídeo del anuncio del Defensor del Menor en la Comunidad de Madrid




https://www.youtube.com/watch?v=8dXWewmKvks (1:05), tras lo cual, planteamos algunas cuestiones a los alumnos y alumnas, insistiendo sobre todo en cómo los jóvenes publican cualquier cosa sin pensar en la difusión que pueda tener. Las preguntas clave a las que el profesor puede enfrentar a los alumnos serían las siguientes:
¿De qué conocen a la chica? ¿De dónde pudo salir la foto? ¿Quién subió la foto? ¿Quién difundió la foto?

Actividad 2: (5)
Si no lo haces en tu vida normal...,
¿Por qué lo haces en Internet?
Objetivo: reflexionar sobre la información perteneciente a nuestra vida privada que circula por la Red, a veces sin que nos demos cuenta.
Tiempo previsto: 15/20 minutos.
Desarrollo: Se puede entregar  cada alumno la  ficha del ANEXO I. Cuando el grupo haya contestado a las cuestiones planteadas, vamos leyendo en voz alta cada una de las preguntas y solicitará para cada una de ellas que alcen la mano quienes hayan dado una respuesta afirmativa o negativa preguntando el porqué de cada una de las respuestas.
Para profundizar en esta idea, también puede ponerse el siguiente vídeo, que aparece en el materialcomplementario:


Probablemente la mayoría de las respuestas serán negativas, lo que daría pie a iniciar un debate con laspreguntas que aparecen en la diapositiva:

¿Has publicado alguna vez fotos en Internet que no hubieras enseñado personalmente a muchas Personas que pueden verlas en la Red? ¿Por qué?¿En qué se diferencian el espacio offline y el espacio online?¿Por qué crees que la Red nos ofrece esa sensación de seguridad? ¿Se trata de una seguridad Verdadera?

Activi3 (díap6) juego online, para realizar individual, grupalmenteen:


Actividad 4: (Diap 7-14) La privacidad de los demás también depende de ti.

Objetivo: mostrar que una vez que se sube una imagen a Internet, es imposible controlar qué pasará con ella.
Tiempo previsto: 10/15 minutos.
Desarrollo:Se puede dividir la clase en cuatro o cinco grupos en los que el profesortenga en cuenta que deben estar representados tanto chicos como chicas. Si el profesor conoce bien a susalumnos, puede tener en cuenta también que en cada grupo haya tanto alumnos extrovertidos (a los queno les importa que todo el mundo sepa todo de su vida) como otros más reservados (que prefieren noexponer su intimidad), para provocar el debate entre ellos.

Una vez formados los grupos, el profesor expone la situación que aparece en la diapositiva: “Vas a una fiesta con tus amigos, y como te lo estás pasando tan bien, haces unas fotos del evento…” y se les propone que empiecen un diálogo en dos partes: en la primera tienen que contestar a la pregunta “¿Qué harán con la foto?”, y en la segunda, a “¿Qué consecuencias pueden tener esas acciones?”

Se trata de que los propios alumnos lleguen a la conclusión de que esa foto seguro que se va a publicar seguro en las RRSS. Para ello, bien durante la discusión, o bien en la puesta en común, el educador puede dar las ideas que aparecen en la diapositiva y que se recogen a continuación:
Las subo inmediatamente a todas mis redes sociales; si no ¿para que las he hecho?
Etiqueto a todos mis amigos para que mis contactos sepan quiénes son, aunque no los conozcan.Pongo el lugar y la hora donde fue la fiesta; tengo que presumir de lo bien que me lo he pasado,que todos se enteren.
Doy detalles de todo lo que pasó en la fiesta, ¡qué bien nos lo pasamos!
Una vez que quede claro que esa foto va a circular por Internet, sin ningún control, se hará reflexionar a los alumnos en las consecuencias de haber publicado la foto, a partir de cada una de las acciones
anteriores:


Actividad 5: (Diapo15-18)¿Qué es tu identidad digital? ¿Qué factores afectan a la misma? 

Objetivo: concienciar al alumnado de la necesidad de formar una buena identidad digital, porque esta permanece en la Red.
Tiempo previsto: 10/15 minutos.
Desarrollo: Se les presenta el concepto de identidad digital para su reflexión. A continuación, se intentará organizar un debate en gran grupo sobre los factores que influyen en esa identidad. No solo se debe insistir en lo que otros puedan hacer, sino también en que ellos pueden dañar la identidad de los demás. Para ello se pueden usar las siguientes preguntas que aparecen en las diapositivas siguientes:
¿Quién crees que ha publicado la información que sobre ti aparece en Internet?
¿A quién diriges la información que publicas? ¿Cómo puedes hacer que desaparezca de la Red algoque has publicado?
¿Tienes claro que igual que tú publicas fotos o información sobre otros, ellos pueden hacerlo sobre ti?
Cuando aparece una información sobre ti, o se publica una foto en la que estás etiquetado, ¿quién tendrá acceso a esa información?
¿Sabes el uso que harán otras personas de tus fotos que encuentran en la Red? ¿Qué medidas tomas para respetar las fotos de otras personas? ¿Las modificas para reírte de ellos?
¿Has pensado que cualquiera puede hacer una captura de pantalla de una conversación contigo y publicarla?
De esta forma se concluye que la identidad digital se forma con lo que una persona pública, con lo que comparte y con lo que otros publican sobre ella.

Actividad 6: (dip19-23)  ¿Y si te roban tus datos personales?
Objetivo: que los alumnos se conciencien de la necesidad de proteger su información personal, y aprendan cómo hacerlo.
Tiempo previsto: 15/20 minutos.
Desarrollo: Se abrirá un debate en gran grupo en el que la educadora tratará de que los alumnos recapaciten en que muchas veces se fían de cualquier persona a la hora de compartir su información personal.
En primer lugar, se les pregunta sobre si comparten sus contraseñas personales, y el educador tendrá que hacerles reflexionar sobre el uso que otras personas pueden hacer de ellas, para llegar a la conclusión de no compartir esas contraseñas.
A continuación se les plantea el asunto de cómo proteger la privacidad en las redes sociales. En primer lugar se les indica la posibilidad de configurar la privacidad de las redes sociales para que puedan elegir quién vería la información que publiquen. Para ello se proporciona un enlace a los vídeos de la Agencia Española de Protección de Datos.
Por último se les propone la visualización del vídeo ¿Tienes privacidad de verdad en las redes sociales?, de la web Pantallas Amigas, en YouTube:



(2:41), para animarlos tanto a proteger su propia privacidad como a respetar la de los demás.
Si tenemos tiempo ver este vídeo de nuestros datos en internet.


Actividad 7 Resumiendo (diap24)
Objetivo: resumir lo aprendido y afianzar la necesidad de cuidar  imagen digitaly su privacidad.
Tiempo previsto: 15/20 minutos.
Desarrollo: Los alumnos elaborarán un póster que puede ser físico o digital (con Glogster u otra herramienta similar que proporcione el profesor) para exponer en el centro, y así concienciar también a otros alumnos de la necesidad de cuidar su privacidad y tener una buena huella Digital Ver vídeo:




________________________________

ANEXO I
Si no lo haces en tu vida normal..., ¿por qué lo haces en Internet?

1. Vas caminando por la calle y una persona te para y te pregunta tu dirección de casa, ¿se la darías?  Si/NO


2. Estás en un bar y se acerca el camarero y te pregunta a qué instituto vas, ¿se lo dirías?
SI/NO


3.  Subes en el autobús y te sientas al lado de una mujer de 50 años, ¿le contarías sin que te pregunte cómo te llamas, dónde vives, quiénes son tu padre y tu madre, sus nombres, direcciones del trabajo, modelo de teléfono móvil que tienen, es decir, le contarías tu vida?
SI/NO


4.  ¿Abrirías la puerta de tu casa para que entrara cualquier persona que pase por la puerta?
SI/NO

5.  Subes al tranvía y un chico te pide que le des una fotografía en bañador, ¿se la darías?
SI/NO

6. ¿Saldrías a la calle gritando para que todo el mundo se entere que te vas de vacaciones y que tu casa va a estar sin ocupar durante todo el mes de agosto? SI/NO

---------------------------------------------------------- 

ANEXO II 
para entregar por grupos

Imagina que: “Vas a una fiesta con tus amigos, y como te lo estás pasando tan bien, haces unas fotos del evento…” y  quiero que me respondáis a las siguientes preguntas:
1º“¿Qué harán con la foto?”,
 2º “¿Qué consecuencias pueden tener esas acciones?”

Acceso al material original para profesorado, alumnado y familia en el programa de Foro Nativos Digitales de la Junta de Extremadura, material de Secundaria:
https://emtic.educarex.es/pensar-publicar

Presentación para clase: Cliquea la imagen:





Campaña UNICEF: No seas estrella



Recursos: ¿Eres consciente de lo que llevas en tu móvil?
1


2



lunes, 29 de enero de 2018

Curso en línea gratuito para madres y padres "En familia: Alcohol y menores" para Extremadura. Organizado por el SES y la FAD.




La Secretaría Técnica de Drogodependencias, del Servicio Extremeño de Salud (SES) de la Junta de Extremadura, junto con la FAD, con el interés por dotar a las familias de instrumentos que faciliten su labor educativa y de prevención de conductas de riesgo, ofrece la posibilidad de participar en el CURSO ON-LINE PARA PADRES Y MADRES: “EN FAMILIA: ALCOHOL Y MENORES” EXTREMADURA. Este curso, que es totalmente gratuito, ofrece instrumentos para fortalecer el papel de padres y madres en la educación de los hijos e hijas.

En este curso On-line encontrarás instrumentos para fortalecer el papel como madre o padre en la educación de los hijos ante situaciones de riesgo, en el consumo de Alcohol.

En concreto, el Programa “En Familia” te ofrece posibilidades, entre otras cosas de:
Conocer cuál es su origen cultural del consumo de alcohol, cuáles son sus efectos, cómo se consume alcohol en nuestro país, cuál es la percepción de riesgo que los adolescentes tienen… nos ayudará a prestarle más atención y trabajar la prevención desde el ámbito familiar.
Conocer cómo podemos prevenir desde la familia, aprendiendo cuáles son los factores de protección y riesgo frente al alcohol.
Prepararnos para afrontar distintas situaciones relacionadas con el alcohol: ante una sospecha de consumo, ante un consumo inicial, y cuando ya existe una adicción al alcohol. 
Conocer los recursos asistenciales que trabajan la prevención y tratamiento cuando existe un problema con el alcohol.
También destaca el importante papel que representa la familia a la hora de prevenir conductas contra el alcohol y de su habilidad para gestionarlas en caso de que se presenten.

Este curso virtual "EN FAMILIA" pretende servir de herramienta a aquellas familias que han tomado conciencia de la amplia capacidad de influencia que tienen sobre sus hijos y desean ser más capaces para ejercerla de forma efectiva.

Nota: El curso no ofrece certificación. Si tienes alguna duda sobre los cursos online para familias de la FAD, accede a preguntas frecuentes.

La inscripción puedes realizarla AQUÍ 

sábado, 20 de enero de 2018

Teléfonos inteligentes y la abdicación de la responsabilidad parental. Por IRA WELLS Profesor de la Universidad de Toronto.

Teléfonos inteligentes y la abdicación de la responsabilidad parental

IRA WELLS
Profesor de la Universidad de Toronto.

Al igual que la mayoría de niños a quienes recientemente se les han dado sus primeros teléfonos móviles, la hija de Andrea, de 12 años, es bastante indiferente con respecto a todo esto. Cuando se le preguntó qué es lo que más le gusta de su nuevo iPhone, se encoge de hombros. "Sentirse responsable", dice ella. Además, dado que sus amigos generalmente interactúan con Snapchat e Instagram, el teléfono móvil es una forma crucial de mantenerse en contacto. Claro, ha oído que los niños "escriben cosas groseras" en las redes sociales y se escabullen en los baños de las escuelas para verificar sus notificaciones. Pero sobre todo, ella no está preocupada.

"Se preocupa", sin embargo, apenas comienza a describir la profunda aprensión que siente Andrea hacia el teléfono de su hija. La preocupación de Andrea, o una de ellas, es que a medida que el teléfono reemplaza las interacciones cara a cara, su hija "no podrá comunicarse ni desarrollar amistades más profundas y significativas". Si  para un adulto es bastante fácil caer en la trampa de valorarse a sí mismo por sus "Me gusta" ¿Cómo se las arreglará un adolescente en pleno cambio hormonal?

En la actualidad entre las infinitas fuentes de ansiedad que genera en padres y madres la crianza de niñas y niños, pocas son tan intensas y frias, como la cuestión de cuándo los niños deberían tener sus primeros teléfonos inteligentes. Para los progenitores modernos, miembros de una generación crecida con un ubicuo Internet, equipar a los niños con su primer smartphone, a menudo se siente como una decisión trascendental, pues podría afectar el desarrollo social de los niños, influir en su sentido del ser, dar forma a sus primeras experiencias románticas e incluso condicionar su experiencia de "realidad".

Y, sin embargo, a pesar de sus dudas a menudo profundas, la mayoría de los padres y madres de hoy en día, actúan como si el teléfono inteligente fuera simplemente un elemento inevitable de la adolescencia. Esa es una inversión interesante de las expectativas. La psicología nos dice que los padres de hoy son hiperprotectores, fanáticos del control. Sin embargo, cuando se trata del efecto de los teléfonos inteligentes en los niños, hemos cedido el control a los propios niños y niñas, o a los departamentos de comercialización de las empresas de Silicon Valley. Los menores van a "necesitar" esos teléfonos, de acuerdo con el discurso cultural dominante, porque es el futuro. O conexión. O la nada.

Mientras los padres debaten sin parar sobre cuándo deberían tener sus primeros teléfonos, no hay dudas de que las niñas  y niños, están recibiendo smartphone unas edades muy tempranas. En los Estados Unidos, donde las estadísticas están más disponibles, el niño promedio tiene su propio teléfono inteligente a los 10,3 años, cuando hace unos años era a la edad de 12 años, según la firma de mercadotecnia Influence Central. En este país, más de una cuarta parte de los estudiantes de cuarto grado tienen su propio teléfono, según un informe de 2015 de MediaSmarts, una organización sin fines de lucro de alfabetización digital. Ese número aumenta cada año hasta el 11 ° grado, cuando el 85 por ciento dice poseer un teléfono. Por supuesto, simplemente tener un teléfono no garantiza la participación en las redes sociales, pero seamos realistas. Un tercio de los niños y niñas canadienses en los grados 4 a 6 tienen cuentas de Facebook, a pesar de que el sitio está técnicamente prohibido para los menores de 13 años, según MediaSmarts.

La mayoría de los padres, educadores y expertos coinciden en que no existe una edad universal "correcta" para dar a los niños sus primeros teléfonos. Para Alex Russell, un psicólogo clínico que trabaja con niños y adolescentes y autor de Drop the Worry Ball: cómo ser padres en la edad de derecho, la decisión debe situarse dentro de una comprensión de la maduración general de los niños en su camino hacia la autonomía.

"Los padres están comprensiblemente ansiosos por las actividades en línea de sus hijos", dijo el Dr. Russell por teléfono. "Pero un proceso de desarrollo saludable implicará que los niños asuman algo de esa ansiedad por sí mismos. Queremos que los niños sean juguetones, pero apropiadamente cautelosos". En la experiencia del Dr. Russell, los padres tienden a obsesionarse con el contenido alarmante (violento o sexual) de los medios digitales, donde realmente deberían preocuparse por la forma: es decir, cómo los medios digitales pueden evitar la exposición ininterrumpida de nuestra vida privada, de nuestra interioridad.

¿Pero cuánto de dañino tiene este nuevo medio, realmente? Pocas autoridades sugieren prohibir los teléfonos inteligentes; incluso la Canadian Pediatric Society (CPS) sugiere que la moderación es clave, y aconseja a  padres y madres que establezcan límites en el uso de teléfonos inteligentes y "desconectar" al menos una hora antes de acostarse, dados los efectos supresores de la melatonina de los dispositivos móviles, aunque la CPS también reconoce que el paisaje digital evoluciona más rápido de lo que la investigación puede medir sobre los efectos de estos dispositivos en los menores.

Esa investigación, sin embargo, está empezando a ponerse al día, y los resultados son inquietantes. En un artículo de este mes en Clinical Psychological Science, el psicólogo estadounidense Jean Twenge y tres coautores destacan el

conexión entre el aumento de los problemas de salud mental entre adolescentes y el uso indiscriminado de dispositivos electrónicos. Su estudio descubrió que cuatro resultados relacionados con el suicidio -sentirse triste o sin esperanza, considerar seriamente suicidarse, hacer un plan suicida o intentar suicidarse- se "correlacionaron significativamente" con el tiempo que pasan delante de una pantalla. "Los resultados", concluyen los autores, "muestran un patrón claro que vincula actividades de pantalla con niveles más altos de síntomas depresivos / resultados relacionados con el suicidio y, por el contrario actividades que no son de pantalla, muestran unos niveles inferiores de sufrir estas tendencias". 

Los resultados psicológicos negativos fueron particularmente pronunciados entre las mujeres jóvenes, que utilizan las redes sociales con más intensidad, siendo con más frecuencia víctimas de acoso cibernético que sus pares masculinos. 

Aunque la conexión entre depresión y TIC es ciertamente alarmante, también confirma las sospechas de muchos progenitores: la autoestima de nuestros hijos a menudo se entrelaza irremediablemente con la necesidad de ser "similar" a las tendencias que gobiernan las redes sociales. Los niños tienen dificultades para digerir de manera crítica tecnologías que han sido diseñadas, en palabras de Tristan Harris, un ex diseñador de Google, para "explotar las debilidades de nuestras mentes" mediante el suministro de recompensas variables intermitentes (como notificaciones, coincidencias, etc.), que operan de acuerdo con a la lógica de las máquinas tragamonedas para maximizar la adicción. Y la inducción de los niños a estas tecnologías llega en una etapa de vida tumultuosa de desarrollo social e intelectual. "Imagínese tratar de concentrarse en ecuaciones cuadráticas con su smartphone constantemente zumbando en su bolsillo", dice Lesley McLean, una profesora de Historia e Inglés de 11º grado. Las escuelas se enfrentan a un flujo constante de problemas, dice ella, desde pornografía hasta intimidación, y nadie sabe cómo lidiar con esta realidad. 

Es una amarga ironía que los progenitores de hoy en día, que administran todos los aspectos de la vida de sus hijos, desde su dieta y vacunaciones hasta su consumo cultural y educación, sin embargo, han aceptado pasivamente esta tecnología potencialmente nociva, como una parte inevitable del futuro de sus hijos. Muchos padres de adolescentes y preadolescentes están abiertamente agradecidos de que su generación no tuviera que lidiar con las TIC en su infancia, gracias a Dios que cada una de nuestras peleas sociales o tonterías, no quedaran registradas para la posteridad en las redes sociales. 

Y, sin embargo, cuando se trata de nuestros hijos, cedemos silenciosamente nuestra responsabilidad parental a las compañías tecnológicas estadounidenses, cuyas directivas para "innovar" y "conectarnos en línea" resuenan tan profunda y convincentemente, que, exceptos los testimoniales llamamientos a la nostalgia" somos incapaces de concebir la vida sin esa innovación y conexión en línea permanente, impuesta los discursos modernizadores dominantes. 

Reconocemos que las redes sociales pueden estar destruyendo la democracia, pero suponemos que los efectos sobre nuestros adolescentes serán nugatorios. Eso puede estar empezando a cambiar. En una reciente charla en la Stanford Graduate School of Business, Chamath Palihapitiya, ex vicepresidente de crecimiento de usuarios de Facebook, abogó abiertamente por que la gente tome un "descanso" de las redes sociales, que según él está "desgarrando el tejido social". "Los lazos de retroalimentación a corto plazo impulsados ​​por la dopamina - corazones," me gusta ", pulgares arriba - están destruyendo el funcionamiento de la sociedad ... No hay discurso civil, cooperación, Solo desinformación, falsedad". Sus propios hijos, dijo, no pueden usar las redes sociales. 

Si un ex vicepresidente de Facebook ha prohibido a sus propios hijos, las redes sociales, ¿por qué nos parece tan inconcebible que nosotros deberíamos hacer lo mismo? cuando nos decimos a nosotros mismos que los teléfonos inteligentes harán que nuestros niños estén más seguros, que estos dispositivos nos permitirán monitorear sus movimientos, en un momento en que muchos están empezando a caminar hacia la escuela o tomar el metro por su cuenta. 

Los niños y niñas, por supuesto, quieren los teléfonos por sus propios motivos, para poder conectarse con sus compañeros a través de las redes sociales. Luego nos decimos a nosotros mismos que sería cruel prohibirles a los niños que lo hagan; que incluso podría ser un ostracismo social. Lo que los padres pueden dejar de apreciar es la severidad del ostracismo y la exclusión que ocurre dentro de las propias redes sociales. 

Las madres y padres siempre confían en que "sus hijos usarán sus teléfonos de manera limitada". El Dr. Twenge, autor de iGen: los niños superconectados de hoy en día crecen menos rebeldes, más tolerantes, menos felices y completamente desprevenidos para la edad adulta, escribió en un correo electrónico. "suponen que si pasan mucho tiempo hablando por teléfono es inofensivo, después de todo, los padres usan las redes sociales y están 'bien'. Es fácil ser optimista y no esperar que su hijo sea quien sufra las consecuencias ". Pero los niños pueden, de hecho, sufrir las consecuencias. A medida que aprendamos más sobre el vínculo entre los nuevos medios y las enfermedades mentales, sobre cómo se diseñaron esos medios para crear adicción, los progenitores deben recordar que los teléfonos inteligentes son una elección del consumidor sujeta a discreción parental, no un precursor de un futuro digital predeterminado.

Deberíamos reconocer la distinción entre "conveniencia" y "seguridad". Ya no deberíamos pretender que el smartphone sea solamentge una herramienta, lo que importa es cómo se usa, mientras se ignoran las formas en que, a su vez, estamos programados por los propios dispositivos, las formas en que nos utilizan. Y podríamos soportar tomarnos a nosotros mismos más en serio: si estamos agradecidos por nuestra propia niñez no mediada, ¿por qué sentenciar a nuestros hijos a vidas psíquicas de distracción? 

Por encima de todo, sin embargo, no debemos aceptar pasivamente la lógica del determinismo tecnológico, que señala que nuestras decisiones y valores como padres y madres, deben adaptarse servicialmente a los intereses económicos de las compañías tecnológicas. Cada innovación tecnológica, señaló Marshall McLuhan, produce su correspondientes amputaciones. Cada madre y padre tiene el derecho a decidir, no solo cuándo deben venir esas amputaciones, sino si deben venir.